Buscar este blog

lunes, 17 de octubre de 2011

El día de los pueblos originarios


Post de Ernesto:

El 12 de octubre hicieron un acto en mi escuela, sobre el Día del Respeto a la Diversidad Cultural1, que papi dice que antes no se llamaba así, sino Día de la Raza.

La seño que hablaba en el acto explicó por qué cambió el nombre…

Ese día, pero hace muchos años, vinieron unos hombres muy malvados, desde España, que mataron a las personas que vivían acá. Les decían indios, pero mami dice que no hay que decir indios, porque no estamos en la India, que es un país que está muy lejos.

Nosotros no actuamos, nos sentamos a un costado y podíamos ver mejor, porque somos los más chiquitos de la escuela.

Actuaron nenes de tercero, que bailaron un baile que se llama Saya2.



video


Después, los chicos de quinto explicaron el significado de los colores de la bandera de los pueblos originarios3

video



1-En el año 2007 el INADI presentó un proyecto de decreto por el cual se proponía cambiar la denominación de esa fecha por “Día de la Diversidad Cultural Americana”. Finalmente, por medio del Decreto presidencial N°1584/2010, emitido por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, adquirió su actual apelativo: “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”.

Este cambio se cimentó en el entendimiento de que la división de la humanidad en “razas” carece absolutamente de validez científica, lo que constituye hoy una concepción político-social errónea y peyorativa; por lo tanto, su utilización sólo favorece reivindicaciones racistas.

El Plan Nacional Contra la Discriminación estableció, entre sus prerrogativas, que el 12 de octubre sea un “día de reflexión histórica y diálogo intercultural”. Esto supone dejar atrás la conmemoración de la conquista de América y el proceso de “homogeneización cultural” que sólo valoró la cultura europea, para dar paso al análisis y a la valoración de la inmensa variedad de culturas que los pueblos indígenas y afrodescendientes han aportado y aportan a la construcción de nuestra identidad. (www.inadi.gob.ar)

2-Saya Afroboliviana: Los intereses económicos que movían la práctica del comercio de esclavos en el siglo XVIII hicieron que la población africana emigre a Latinoamérica. Y como la música y la danza es parte de la vida del ser humano, esta también viajó a la tierra de Los Andes, donde se adaptó a prácticas ancestrales ya existentes.

Su origen africano está implícito en la deformación del vocablo Nsaya de Origen Kikongo (Africa); así la saya etimológicamente significa: trabajo en común bajo el mando de un (a) cantante principal. Está compuesta de música, danza, poesía y ritmo donde se utiliza bastante la metáfora y la sátira, tocando temas de la esclavitud y de la situación actual.

La Saya afro-boliviana presenta elementos del ancestro africano; sin embargo posee algunas peculiaridades sincréticas aymaras como la vestimenta, especialmente en las mujeres. (http://bolivianisima.com)

3-La bandera se llama, en realidad, wiphala (en lengua aimara, wiphala quiere decir emblema).

La Whipala es bastante más que la bandera y el emblema de la nación Andina y de los Aymara Quishwa, es la representación de su filosofía andina y, actualmente, el símbolo de la resurrección de la cultura que fluyó de los primordiales Cuatro Estados del Tiwantinsuyo.

Durante muchos años la colonia española prohibió la sagrada Whipala que hoy vuelve a ser reconocida y comprendida a pesar de las eras de persecución y el intento de borrar su significado.

La Whipala está compuesta de 49 espacios con los siete colores del arco iris.

En el centro está atravesada por una franja de siete cuadrados blancos que simbolizan las Markas y Suyus, es decir la colectividad y la unidad en la diversidad geográfica y étnica de los Andes. Esta franja representa también al principio de la dualidad, así como la complementariedad de los opuestos, por lo tanto unión de los espacios; y así la oposición complementaria o fuerza de la dualidad, es decir: fertilidad, unión de los seres y, por consiguiente, la transformación de la naturaleza y los humanos que implica el camino vital, y la búsqueda a la que éste nos impulsa.

Los cuatro lados de la Whipala conmemoran tanto a los Cuatro Hermanos Míticos; Ayar-kachi, Ayar-uchu, Ayar-laq’a y Ayar-k’allku, quienes fueron los precursores de los Cuatro Estados originales del Tawantinsuyu; así como simbolizan al calendario Cósmico de los Aymará Quishwa; las cuatro épocas del año divididas por las cuatro festividades que las conmemoran: Juyphi-Pacha, o estación fría, Lapaka-Pacha, estación del calor, Jallu-Pacha, estación de la lluvia, y finalmente, Awti-Pacha o estación seca.

Los Siete Colores del Arco Iris

Rojo; representa al planeta Tierra (aka-pacha) así como al conocimiento de los Amawtas.

Naranja; representa la sociedad; expresa la preservación y procreación de la especie; así como salud y los conocimientos de la medicina; también a la educación y juventud.

Amarillo; Energía y fuerza (ch’ama-pacha), doctrina del Pacha-kama y Pacha-mama; dualidad; leyes y normas de la práctica colectiva.

Blanco; representa al tiempo y a su dialéctica (jaya-pacha), transformación; el arte y el trabajo, reciprocidad.

Verde; Para algunos representa a la economía y la producción andina; riquezas naturales, Tierra y territorialidad, así como la flora y fauna que es también considerada un don.

Azul; Espacio cósmico, el infinito (araxa- pacha), es la expresión de los sistemas estelares y de los fenómenos naturales.

Violeta; Expresión del pueblo y del poder comunitario; estado, organizaciones sociales, intercambio.

sábado, 15 de octubre de 2011

Divirtiéndonos con fotos


¡Con mami estuvimos haciendo un montón de fotos graciosas!

Mami usaba unos programas1, donde había que poner fotos que nosotros tuviéramos, y aparecían distintos trucos.

Nosotros tenemos muchas fotos, porque nos encanta sacarnos todo el tiempo, y haciendo de todo, así que estuvimos probando con algunas.

Les mostramos los trucos que hicimos…

¡Ustedes también pueden hacer con fotos de ustedes!

























1-Los portales son:

-DeeFunia.com

-PhotoFunia.com

Pero es posible buscar otras alternativas.



domingo, 9 de octubre de 2011

Fuimos a comprar verduras... al campo


Fuimos a comprar verduras a la quinta, otra vez…

Ahora trajimos un cajón llenísimo de espinaca. Con la espinaca se pueden hacer muchas comidas. A nosotros nos gusta más o menos.

También trajimos cebollitas de verdeo, que mami dice que son para darle sabor a algunas comidas…

Como estaba muy feo y había barro porque llovió muchos días, no pudimos ver mucho de la quinta.

Nos dijeron que pronto van a estar listas las acelgas, las habas, y que una semana o dos podemos ir a comprar frutillas…

Papi dice que ir a la quinta está buenísimo porque compramos la verdura muy fresca, que no quiere decir que está fría, sino que es porque recién la cortaron de sus plantas…

Cuando nos íbamos, también pasamos por un arrotito, donde había gente pescando ranas…



Seguimos en la Orquesta Escuela


Este es nuestro segundo año en la Orquesta Escuela de Florencio Varela1.

Ernes: Yo sigo en violín, aprendiendo muchas canciones, como la Marcha de Osías, una canción que se llama Una vez hubo un Juez, otra que se llama En la casa de mi abuela… y otra de la lluvia.

Bar: Y yo estoy en percusión, donde hay muchos instrumentos diferentes. A veces toco timbales, a veces redoblante, y a veces el xilofón…

La Orquesta está buenísima. Los chicos más grandes, que ya saben más, hacen conciertos y a veces se van a tocar a otros lados… Nosotros todavía tenemos que aprender mucho, y practicar mucho…

Además, la Orquesta Escuela también tiene espectáculos de Ópera ahora.2



1-Más info en:

Página oficial: http://orquestavarela.com.ar/

En MySpace: http://www.myspace.com/orquestaescuelafvarela

2-La Orquesta forma parte del “Programa Provincial de Orquestas Escuela”, bajo la dirección musical de José Luis Cladera.

La ópera “La flauta mágica” de Mozart, interpretada por la Orquesta Sinfónica Juvenil de Florencio Varela, se presentó el 30 de septiembre en el teatro Roma de Avellaneda, y el 8 de octubre en el Instituto Sagrado Corazón de Florencio Varela, siempre con entrada libre y gratuita.